sábado, 1 de marzo de 2014

Aquello que hacemos dentro de la cama



Dormir... tal vez soñar. ( fragmento del soliloquio de Hamlet) Foto/crédito: Tracy Chevalier 
Hoy voy a contarles una historia que puede parecernos incomprensible, inverosímil. Una relato que nos lleva a la reflexión.
Este recuento lo leí en el blog de la autora inglesa Tracy Chevalier al momento que escribía yo el post anterior respecto a su novela El Ultimo Refugio.

La escritora comienza diciendo cómo una novela te puede llevar a espacios que jamás pensaste que visitarías en tu vida.
Durante el tiempo en que se involucró en la historia de la época en la cual situaría su novela, también lo hizo en el mundo de las Quilts que hasta ese momento solo conocía desde la perspectiva histórica generalizada de un oficio enraizado en la cultura norteamericana contemporánea pero que había llegado siglos atrás en los barcos que cruzaron el Atlántico, rebosantes de individuos -hombres y mujeres-que venían a comenzar la aventura de la vida en tierras de América.  La mayoría de ellos jamás verían a los familiares que dejaron en Europa; la mayoría traían con ellos sus pocas posesiones pero el gran deseo de iniciar una nueva vida.

A partir de que Tracy Chevalier se sumergió en la historia de vida plasmada en las Quilts, pudo constatar que éste no es un oficio, o bien una labor sedentaria, simplemente para crear objetos bellos.
La Sra. Chevalier comprobó que en una Quilt queda plasmada una historia, una emoción, un recuerdo de vida, un deseo y en algunas ocasiones, es la manera de expresar una frustración, es a veces una catarsis, una purificación, e incluso una forma de pedir perdón.

Una fundación benéfica en Londres le pidió que recabara Quilts para una exhibición cuyo cautivante título es: "Aquello que hacemos dentro de la cama", un título muy sugestivo.

El concepto de la exhibición es el siguiente:
Pasamos una tercera parte de nuestra vida dentro de la cama, muchas veces debajo de Quilts que nos abrigan, aunque la metamorfosis de la labor del Quilt y Patchwork ha elevado las Quilts de ser un objeto doméstico, a ser considerado una obra de arte.   Esta exhibición festejará a las Quilts como el vínculo con aquello que sucede detrás de la puerta del dormitorio. La exhibición se llevará a cabo en una Casa/Museo llamada Danson House y cada habitación estará dedicada a las distintas actividades que se llevan a cabo en una cama:  Nacimiento, Sueño, Sexo, Padecimiento y Muerte.
Habrá Quilts fechadas a partir del siglo XVIII llegando hasta creaciones contemporáneas.

Esta exposición dará testimonio de cómo una Quilt se relaciona con las actividades que se llevan a cabo en el dormitorio, de ambas maneras: prácticas y abstractas.  Para quienes aman lo tradicional, habrá muestras de siglos pasados que los dejarán boquiabiertos. Para los que aman el arte contemporáneo habrá Quilts que traspasan fronteras y emociones.

Y justo relacon esta última palabra "emociones" es que les quiero relatar lo siguiente:

Una de las Quilts que se exhibirá en la muestra fue hecha por encargo de la escritora a una Fundación británica llamada FINE CELL WORK la cual enseña a reclusos cómo coser, bordar y hacer petit point y tapicería.  Todo el trabajo hecho por los reclusos está a la venta online y vale la pena verlo porque es magnífico.

La mayoría de estos reclusos- curiosamente hombres casi todos- ahorran las pequeñas cantidades que les pagan por su trabajo y lo envían a sus familias pero lo más importante es que su trabajo les da sentido y propósito a su  vida y principalmente orgullo.  Tracy Chevalier comenta que después de haber visitado los penales volvía a casa con aquella sensación de asombro al comprobar cada vez que la costura tiene un efecto tan terapéutico, curativo y rehabilitador.

La Quilt que Tracy comisionó a la Fundación Fine Cell Work se titula SLEEP QUILT ( La Quilt del Sueño), y ésta es la fotografía:
Fotografía de Tracy Chevalier
Se podría pensar que el dormir es un bálsamo sanador en prisión y que muchos reclusos duermen para que el tiempo de sus condenas transite con mayor rapidez. Sin embargo muchos de ellos sufren de insomnio, de falta de sueño, de innombrables pesadillas en un ambiente sofocante, escandaloso y tenso.  
Algunos de estos individuos hicieron blocks para la quilt expresando sus esperanzas, sus tristezas y principalmente su culpa.  El siguiente block es un ejemplo que refleja enorme tristeza:

Foto/Crédito: Tracy Chevalier 
Las palabras bordadas son: Culpa, Condena, Vergüenza. 
Se aprecia la silueta del hombre cabizbajo frente a la ventana de la celda. 


La Quilt fue acolchada a mano por "John" quien le invirtió diez horas por día durante todo un mes para terminarla.  
Aquí en esta fotografía se aprecia al recluso mostrando un álbum de fotografías de sus previos trabajos de acolchado.
Foto/Crédito página de Tracy Chevalier 
Finalmente el grupo de reclusos que elaboró la Quilt del Sueño, hizo la entrega formal a la escritora quien relata que fue un momento sumamente emotivo.  Los hombres que la elaboraron comentaron que estaban agradecidos de haber recibido la encomienda para esta Quilt pues pocas veces habían podido expresar lo que el sueño o el dormir significaba para ellos.  
En la siguiente fotografía las manos de los reclusos que cosieron y bordaron:

Foto/credito Tracy Chevalier 
La escritora recibe la Quilt de manos de "John" quien la acolchó.  Ellos narraron su experiencia al hacer la Quilt, y le expresaron su orgullo de haberla confeccionado.  Ella, la escritora, soltó sus lágrimas.









4 comentarios:

  1. Alejandra, que historia tan fascinante. Es una maravilla que la confección de un quilt, pueda ser tan terapéutico y reconfortante para los reclusos, nos ha encantado. Enhorabuena por esta entrada.
    Un besote grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te gustó esta lectura. Besotes!

      Eliminar
  2. Precioso
    No te imaginas lo terapéutico que llega a ser.Mi marido y yo quedamos al mismo tiempo en el paro,mientras luchábamos por encajar otra vez en esta sociedad que deja tanta gente en la cuneta.Yo con tanto tiempo libre lo dedique a mirar aquí y allá y enseñarme patchwork (gastando lo mínimo) Me relajaba un montón y me evadía de lo "importante". Y cuando no cosía me decía mi marido _Hoy no coses ,verte cosiendo piezas ,enfadarte porque no encajan, y estallando de jubilo cuando la obra a finalizado me hace pensar que todo va bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he dejado de pensar toda la mañana en las palabras de tu marido. El patchwork es una terapia maravillosa porque como dices, te ayuda a dejar la mente descansar de aquello que en momentos no nos suelta. Espero que todo vaya mejorando poco a poco en vuestras vidas y les mando a ambos un abrazo con enorme cariño desde México.

      Eliminar