martes, 20 de agosto de 2013

Tres cuadros más: Sexto, Séptimo y Octavo.

Las festividades navideñas que hoy conocemos se formaron al paso de generaciones.  A principios del siglo XIX, los Puritanos no festejaban la Navidad en Nueva Inglaterra.
El día de Acción de Gracias era considerado como el evento importante para el fin del año.  Los habitantes de Nueva York celebraban solamente el Día de Año Nuevo.

Los habitantes de los estados sureños eran quienes celebraban el día 25 de Diciembre.  Los dueños de las plantaciones obsequiaban a los esclavos nacidos en América alguna fruta o ropa usada. Ellos- quienes debían permanecer escondidos detrás de una cortina y estirar el brazo como si fueran mendigos para que les colocaran el regalo en su mano.

Los propietarios les daban el día libre a los esclavos aunque a algunos se les permitía ir a visitar a familiares en otras plantaciones por dos o más días.
Es un hecho que había patrones que no les daban ni siquiera un día libre a sus esclavos mientras que otros les obsequiaban un poco de Whisky a los hombres o incluso algunos días libres en los cuales un esclavo trabajaba para él mismo, ya sea haciendo sus propias herramientas o cazando para obtener un poco de carne y secarla. La mayoría anhelaba la llegada de estos días de asueto para jugar, tocar algún instrumento, bailar, correr o simplemente reunirse a conversar.

El sexto block "Estrella de Navidad" es un diseño que también se conoce como Corona de Espinas o Círculo de Georgetown.



El séptimo block conmemora los lazos familiares y se le conoce como Cadena de Tres Eslabones.
El episodio de la esclavitud está colmado de tragedias personales, pero lo que produce más dolor es la inestabilidad y separación familiar.  Los esclavos vivían la angustia constante que inesperadamente los separaran de sus hijos o que enviaran a sus esposas a otra plantación lejana.



El octavo block se titula Amuleto y rememora las tradiciones de Africa.  
A través de la religión del Nuevo Mundo, la manera de vestir y el idioma se trató de borrar lo más posible la memoria y el recuerdo de Africa.  



lunes, 19 de agosto de 2013

El grillete. Quinto cuadro de Veinte


Las cadenas y grilletes fueron el símbolo degradante de la esclavitud.  Encadenados los transportaban de un sitio a otro en formación.
A los esclavos también se les identificaba a través de sus prendas de vestir: telas gruesas, grises, denominadas "tela para negros"; prendas al parecer confeccionadas en serie sin importar tallas ni medidas.
De repente se vislumbraba algún esclavo vestido de color azul pero de igual forma con tela gruesa, áspera, burda, concluyendo que sería un esclavo que trabajaba dentro de la mansión y no en los plantíos.

¿Y quien confeccionaba esta ropa? Esclavos que trabajaban en fábricas...niños y mujeres hilando yardas y yardas de este áspero tejido.
En la plantación había también taller de zapatería. Estos zapatos no llevaban forro e iban cosidos con refuerzo laterales para que resistieran el uso rudo.

Además la cuota anual que un esclavo tenía en relación a su vestuario era la siguiente:  tres prendas de ropa interior y un par de zapatos al año.  En Invierno se les proporcionaba este par de zapatos, un abrigo y un sombrero de lana (estas prendas les deberían de durar por lo menos tres años). En verano trabajaban descalzos.

Los niños pequeños a los que no se enviaba a cumplir turnos de trabajo se les vestía con una especie de camisa larga recta, como si fuera un camisón, con una jareta al cuello y sin ropa interior. Con el poco hilo que sobraba de los telares, las mujeres lograban confeccionar una especie de mitones para el invierno.  Las mujeres llevaban un pañuelo en la cabeza, una pañoleta sobre los hombros y un delantal a la cintura.
Cualquiera que deseara escapar, ya de entrada estaba marcado debido a su vestuario.  Lo primero que había que hacer para ayudar a una mujer a escapar, era proporcionarle un gorro o bonete, guantes y zapatos de mujer.

                                           El block que recuerda las cadenas de ingratitud:



sábado, 17 de agosto de 2013

Ventanas. Cuarto cuadro de Veinte.


Este block evoca las ventanas de las barracas destinadas a los esclavos en las plantaciones.

Existen diversas fuentes históricas que hacen referencia al modo de vida dentro de las plantaciones del Sur de los Estados Unidos. En diarios, cartas y relatos escritos por esclavos que lograron escapar.  Las barracas donde vivían los esclavos tenían pisos de tierra, un fogón al centro y por lo general en cada habitación vivían cuatro o cinco personas que compartían una misma cama- ésta hecha con cordeles tensados.

Ninguna ventana tenía cristales, simplemente postigos hechos de madera y cubiertos con alguna pieza de tela usada.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Los plantíos de algodón. Tercer cuadro de veinte.


El cultivo del algodón y la esclavitud iban de la mano, tanto que los activistas abolicionistas se oponían a usar prendas que estuvieran fabricadas con algodón.  
Los cuáqueros se vestían con sedas y lanas que llegaban en barcos desde Francia, China y Gran Bretaña.  

En su correspondencia, la famosa activista cuáquera Elizabeth Chandler escribió a una tía que estaba a punto de terminar una Quilt pero que el proyecto le había costado mucho trabajo pues no quería utilizar hilos hechos de algodón pues éstos eran elaborados por esclavos.  

Cuando la producción de algodón comenzó a desarrollarse industrialmente, la población de esclavos en el Sur de Estados Unidos se multiplicó.  

El tercer cuadro que simboliza esta época en la Quilt se llama "La Cosecha del Algodón" la cual se puede decir que fue una bendición y maldición al mismo tiempo.  
Este cuadro es una variante del muy conocido Block de la Amistad que se usa frecuentemente en Quilts hechas entre varias personas para regalar a una amiga en especial.  


martes, 13 de agosto de 2013

El Barco Extraviado- Segundo Block (de veinte)

Un esclavo no sabía qué esperar al estar en libertad. Era una cuestión que jamás se había preguntado.  Existen cientos de entrevistas. Prácticamente no hay recuentos escritos. En qué momento habría el tiempo para sentarse a escribir? Además era inconcebible que un esclavo fuera dueño de papel y lápiz para hacerlo.  La narración oral a través de generaciones ha permitido construir el recuento de estas vidas.  Aquí una muestra:

"Cuando el hombre blanco comenzó a aparecer en Africa, se topó con gente ignorante. Jamás habían visto un pañuelo de color rojo.  A veces un hombre blanco intercambiaba un pañuelo rojo por un niño."

Los "blancos" usaban tela roja brillante como señuelo. Un pedazo de tela roja prendida de un árbol hacía que una jovencita se saliera del camino para descolgarlo y así caer en manos de sus secuestradores.   Así lo cuentan hombres y mujeres entrevistados parafraseando lo que escuchaban de sus abuelos y bisabuelos.
Alguien recuerda que su abuela contaba que entre las pocas pertenencias que tenía las mujeres africanas, jamás habían visto el color o tinte rojo en su vestimenta.  A veces, un extraño de "cara pálida" se acercaba y dejaba caer al suelo un pequeñísimo retazo de color rojo. Inmediatamente se abalanzaban los negros a recogerla.  Más adelante dejaban caer un retazo más grande y así como señuelo iban juntando y acercando al grupo de negros, como si fueran aves de corral, hasta tenerlos rodeados a orillas de su campamento y atraparlos para meterlos al barco.   Una ignominia.   Tres de cada cuatro personas llegaban con vida al Continente americano.

Fotografía de archivo del plano de un navío para transportar seres humanos. 

El Segundo cuadro se llama "El Barco Extraviado"y es una adaptación de un diseño antiguo para simbolizar un barco de esclavos y un barco extraviado.  Las dos tonalidades representan a los vivos y a los espíritus de aquellos que no terminaron el viaje con vida.   De antemano una disculpa si las descripciones son demasiado duras pero así es la historia que ha quedado documentada.



lunes, 12 de agosto de 2013

Chained Star (Estrella de Eslabones) Primer Block

Pese a la dificultad de encontrar una secuencia de diarios o memorias escritas que lleven al lector a imaginar cómo era la vida en Africa, se sabe que en el año 1807 se abolieron los barcos cargados de esclavos que los mercaderes traían desde aquel continente.  La mayoría de los esclavos del siglo XIX nacieron ya en América. Lo que ellos recordaban eran memorias que llegaron a escuchar de algún antecesor, historias que de leerlas siente uno vergüenza de la infamia en la forma en que estos seres humanos eran tratados.

El cuadro llamado Estrella de Eslabones (Chained Star) es un diseño tradicional publicado en el año 1929 y aunque no existe vínculo alguno con la llegada de los barcos mercantes cargados de hombres y mujeres, la licencia poética y visual permite visualizar eslabones que se unen sobre un fondo como una metáfora respecto a las aterradoras historias de las persecuciones y secuestros.

Este es el cuadro original en el libro.

Este es el cuadro hecho por mí.  Aún falta el acolchado completo.  Respecto a su elaboración, este cuadro requiere de mayor precisión dado que hay costuras que se hacen a 45º  No obstante, si se respeta el 1/4 de pulgada justo en cada vértice, la costura quedará muy pareja y perfectamente plana.

Quilts y la esclavitud en Norteamérica.


Nuevamente trabajé en una Quilt de muestrario bajo la inspiración de los relatos históricos del tiempo de la esclavitud en norteamérica. Aquí arriba está la fotografía tomada directamente del libro.

Cada cuadro simboliza un capítulo en la crónica, desde la captura en Africa hasta el período de la reconstrucción después de la Guerra Civil norteamericana.
Fue en el año de 1619 cuando llegaron los primeros barcos a las Colonias americanas dando inicio al comercio de esclavos.

Abundan las leyendas populares que mencionan episodios durante los cuales las Quilts fueron piezas primordiales en guiar a hombres y mujeres que se atrevían a huir en busca de su libertad y que al encontrar casas a donde se colocaban Quilts o blocks, sabían que ese sería un sitio seguro para pasar la noche y tomar aliento para el día siguiente.

Estas historias han ido pasando a través de generaciones y llenan de emoción y agobio al mismo tiempo cuando uno piensa lo difícil que era para estas personas el moverse en la oscuridad, amenazados a cada instante, tratando de pisar sigilosamente, muertos de frío y de hambre, y deseando llegar a un sitio donde aunque fuera por unas cuantas horas les brindarían cobijo, agua y pan para aguantar de nuevo al día siguiente otra jornada de incertidumbre.

Quienes han estudiado a fondo estos temas afirman que aquello de las Quilts colgadas en los balcones como señales es simplemente folclor e historias que se han recubierto de leyendas. Si bien dicen, el bloc de Log Cabin se encuentra en Quilts que datan de épocas más allá del final de la Guerra Civil.

Uno que otro historiador se ha sentido entre la espada y la pared pues se enfrenta a los hechos históricos y desearía no creer en los mitos y las anécdotas.  El mito de las Quilts como factor primordial en lo que se conoce como el "Ferrocarril Subterráneo" es incluso un tema que se maneja a nivel escolar pero no existe evidencia histórica que apoye el hecho de que las Quilts se podían leer como códigos o  como mapas.
Barbara Brackman la historiadora bien lo dice: Como tantos mitos, estas historias existen y permanecerán dado que es la manera en que forman parte y definen una cultura.


El ferrocarril subterráneo (en inglésUnderground Railroad) fue una red clandestina organizada en el siglo XIX en Estados Unidos y Canadá para ayudar a los esclavos afroamericanos que escaparan de las plantaciones del sur hacia estados libres o Canadá.1 2
El nombre de Ferrocarril Subterráneo viene por el hecho de que sus miembros utilizaban términos ferroviarios de modo metafórico para referirse a sus actividades.
Por ejemplo, los conductores o maquinistas eran quienes ayudaban a los negros fugitivos en los propios estados esclavistas del Sur. Les proporcionaban disfraces, mapas, instrucciones sobre sitios para hospedarse y en ocasiones los acompañaban guiándolos durante el trayecto.
Eran por lo tanto activistas muy audaces, pues en aquella época el ayudar a esclavos fugitivos estaba castigado incluso con la muerte.
Otros activistas establecían estaciones del ferrocarril, es decir, lugares (normalmente casas particulares) a donde los fugitivos llegaban y podían esconderse, comer, descansar, recibir asistencia médica, e información sobre la siguiente etapa del viaje. Por ejemplo el matrimonio de cuáqueros formado por Levi y Catherine Coffin, que vivían en Newport, Indiana, fueron jefes de estación por más de veinte años y en este tiempo pasaron por su casa (la estación) unos 2.000 esclavos fugitivos.
Los esclavos fugitivos eran los pasajeros. Las rutas de escape se llamaban carriles. La jefatura era la Estación Central, y los estados del norte o Canadá eran el destino.
Los miembros de Ferrocarril Subterráneo operaban en la clandestinidad y normalmente sólo se conocían entre sí por sus seudónimos, para no comprometer su seguridad. También hacían jurar a los pasajeros que guardarían el secreto.
El Ferrocarril Subterráneo buscaba a sus colaboradores dentro del movimiento abolicionista, del que era parte, y así iba extendiendo sus actividades siempre al margen de la ley.
Quizá el personaje más famoso y popular en la historia del Ferrocarril Subterráneo fue Harriet Tubman, a quien llamaban la Moisés de los esclavos, y que fue una conductora que había nacido esclava en el estado de Maryland y que se escapó en 1848. Una vez llegada al Norte y alcanzada su libertad se incorporó al Ferrocarril Subterráneo y en los años siguientes regresó hasta 19 veces al Sur para ayudar a escapar a cientos de esclavos. Los esclavistas llegaron a ofrecer una recompensa por capturarla viva o muerta, pero ella siguió con su labor.
El Ferrocarril Subterráneo funcionó hasta que tras la Guerra de Secesión (18611865) se abolió definitivamente la esclavitud. Las personas que habían colaborado con el Ferrocarril Subterráneo jugaron un importante papel en la guerra por la instrucción recibida y el conocimiento del terreno.
A lo largo de su existencia, el Ferrocarril Subterráneo consiguió liberar a miles de esclavos y también influyó en la opinión pública para ganar partidarios a la causa abolicionista.
(Este artículo es de Wikipedia pero lo copié en su totalidad pues lo consieré muy bien explicado

domingo, 11 de agosto de 2013

Una nueva Quilt

Durante el mes de Julio trabajé haciendo esta Quilt cuyos blocks están basados en relatos, anécdotas, hechos históricos y sucesos dentro del período que abarcan los años 1880 a 1950.  Los blocks forman parte de un libro hermoso además de interesantísimo compilado por Barbara Brackman y que se titula: Quilts & Slavery (Quilts y la Esclavitud).
En las próximas entradas voy a ir describiendo cada cuadro y de donde vino la inspiración para crearlo e irlo repitiendo a través de los años.
Esta es mi Quilt.  Será un regalo para Isabel.
Está formada por 20 cuadros de 15" cada uno.  Las telas son reproducciones de telas que estuvieron de moda en el tiempo de la Guerra Civil norteamericana.

Quise incluir este mini video porque además de que se ve hermosa la colcha al viento, me gusta ver a Alfredo poniendo una escalerita para ayudarme a colgar la colcha y poder fotografiarla.  

martes, 6 de agosto de 2013