lunes, 9 de enero de 2012

Hablaremos de Fibras Naturales Parte 1.

No es nada aventurado decir que existen más de 1400 variedades de ovejas en el mundo. ¿Cabras? unas 100 variedades.    Algunas de estas variedades se han hecho sumamente vulnerables y en peligro de extinción pues muchos rebaños por ejemplo en Gran Bretaña se encuentran en sitios extremadamente aislados y con un animal que se enferme, el contagio se propaga en un dos por tres.  Por esto mismo han brotado diversas sociedades y asociaciones encargadas de la protección y conservación de estas especies.

Lo que la arqueología ha descubierto:
Uno de los logros más antiguos de la humanidad ha sido el desarrollo de habilidades para convertir las fibras en cordeles y cuerdas y entretejerlos para crear redes y géneros.  Un nicho que en las últimas décadas ha cobrado el interés de arqueólogos es el estudio de "tecnologías perecederas" que por supuesto incluyen los textiles.     El Arte Textil comenzó a desarrollarse hace más de 7 mil años pero la evidencia descubierta de instrumentos delgados con orificios similares a una aguja y las huellas de finos textiles en esculturas de barro es muestra contundente de que el uso avanzado de fibras extraídas de las plantas comenzó a desarrollarse por lo menos hace más de 26 mil años y se propagó por todo el mundo. Nos preguntamos: ¿ Cuando se comenzaron a utilizar las fibras animales?  Aunque aún es un misterio, las muestas más antiguas de textiles de lana datan de hace 3,500 años- además algunas muestras de seda china se han documentado proceder de hace 5 mil años.  
Con la aplicación de análisis de ADN en la historia de la domesticación, muchas incógnitas comienzan a esclarecerse pues ahora sabemos que las alpacas se domesticaban hace más de 7mil años y las ovejas hace 9mil años.

Las fibras naturales son el resultado de la adaptación biológica de plantas y animales.  Los organismos que las producen obviamente no lo hacen para que nosotros podamos tejernos una prenda sino lo desarrollan para satisfacer sus propias necesidades.   Las fibras les proporcionan a las creaturas que crecen dentro de ellas una serie de beneficios, incluyendo protección contra la inclemencia o los depredadores, soporte estructural o una forma de esparcir las semillas.  Nosotros los seres humanos tenemos la suerte de aprovechar esto que la naturaleza soluciona para ellos.

Desde el punto de vista químico, todas las fibras naturales se dividen en 2 clasificaciones principales basadas en su composición predominante.
Las fibras animales de pelo y lana son clasificadas como Fibras de Proteína. Las fibras extraídas de las plantas son clasificadas como fíbras de celulosa.

Las fibras de proteína tienen mayor tendencia a contagiarse de polilla, pero las fibras de celulosa son más suceptibles a contaminarse de hongos y moho.  El agua caliente afecta enormemente a las fibras de proteína (animales) pero una prenda hecha de fibras de celulosa (como el lino o el ramie) tiende a arrugarse hasta casi con la mirada. Una prenda de lana (fibra de proteína) no se arruga ni se frunce facilmente.  La resistencia al fuego es mayor en una prenda de lana que en una prenda de celulosa.

La mayoría de nosotros nos referimos a los órganos como el corazón, los pulmones.... Pero los biólogos consideran el pelo o la lana también dentro de la clasificación de los órganos.  Estos órganos en particular tienen sus raíces escondidas dentro de la piel.  Lo que vemos fuera de la piel no es más que tejido muerto.   La Keratina es la proteína principal de la lana y el pelo, además de el carbono, el hidrógeno, oxígeno y moléculas de sulfuro.  Las moléculas de la lana son muy porosas lo que explica el porqué la lana puede absorber hasta 18% su peso en agua sin sentirse empapada.  Se saturaría completamente hasta haber absorbido el 50% de su peso.  (Para ese momento ya estaríamos en casa si nos hubiera pillado la lluvia sin tener un paraguas a la mano).   Lo más curioso de todo esto que al momento en que la lana se humedece, se lleva a cabo una reacción química que proporciona calor.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario