viernes, 27 de mayo de 2011

Un animalito

Un mini proyectito en Lark Needle Arts

Sucedió un 27 de Mayo


Quienes me conocen saben que hago lo indecible por acudir a las Feria de Manualidades que se lleva a cabo anualmente en un gran espacio para exhibiciones en la Ciudad de México.
Hace 14 años- precisamente hoy 27 de Mayo- había hecho planes para pasar un buen día con amigas circulando los pasillos de la feria, comprando telas, telitas, retazos y viendo novedades.
Curiosamente amanecí ese día absolutamente desganada y sin motivación alguna. Era tal el peso que traía yo en mis espaldas esa mañana que le llamé a mis amigas inventando una excusa para poder quedarme en la casa. Temporalmente nos habíamos mudado a la casa donde yo nací y donde en ese tiempo vivía mi mamá presa de un par de terribles enfermedades.
Marido en el trabajo, niños en la escuela, y yo sin ganas de nada pero de nada esa mañana....
Me senté frente a mi máquina de coser, preparé algunas bobinas, reacomodé mis tijeras, mis hilos, pero todo sin deseos de coser, de leer, ni siquiera de hojear una revista o acomodar mis patrones.
Y lo que pasó, fue justo al mediodía. Si yo hubiera salido hubiera vuelto demasiado tarde. En el final yo estuve allí.     
Hace unos años decidí escribir este relato. Algunas de Ustedes ya lo conocen pero lo comparto nuevamente:

jueves, 26 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 8

 imagen via: Georgian Index
La forma de un sombrero puede cambiar radicalmente dependiendo del material con que éste se confeccione. La seda, los terciopelos, la piel, el tul, la palma, son géneros que se pueden moldear sobre una horma o bien trabajar y adherir a una pieza moldeada fabricada con un material firme y tejido que acepta y recibe la forma que el sombrerero le desee imprimir.
 Uno de los materiales más nobles en la fabricación de sombreros es por supuesto el fieltro, uno de los materiales más antiguos para trabajar la sombrerería especialmente por la facilidad del moldeado y su resistencia a diversos factores del clima.  Desde siglos atrás existen dos tipos de fieltro para sombreros: el de mejor calidad está hecha de pelo de castor y el de menor calidad es el fabricado con lana. También se fabrica el fieltro utilizando pelo de conejo o liebre. El proceso es el siguiente: Se colocan unos cuantos gramos de pelaje dentro de  un cono metálico con perforaciones que se cubre a la vez con un lienzo húmedo. Este cono gira a altísima velocidad lo que hace que las fibras se adhieran a sus paredes y se vayan apelmazando capa sobre capa. Por supuesto la maquinaria es sofisticada y estos conos están provistos de aspiradores que ayudan a que esta nueva fibra obtenida se haga cada vez más densa. Se sumerge enseguida en agua hirviendo para que las fibras se encojan. Una vez encogido, el género se extiende sobre una mesa a secarse.  El proceso se repite una y otra vez hasta que el material se engruese. Esta estructura que va tomando forma de cono y que es la matriz digamos que dará forma al sombrero termina siendo unas 3 veces más grande que el tamaño final del sombrero.  El paso siguiente será el peinado y el teñido.
 Suena sencillo pero este proceso lleva más de sesenta pasos y si se en lugar de preparar el pelo del castor o de la liebre se utiliza lana, ésta tendrá que pasar por el proceso de lavado y cardado  para entonces dar inicio a esta secuencia de pasos.   Muchas sombrererías adquieren los conos ya encogidos y listos para ellas después darle la forma final utilizando sus hormas.   Lo primero que hacen es rociar humedeciendo el cono de fieltro para hacerlo más moldeable y enseguida colocarlo estirándolo sobre la horma de madera.  El paso siguiente es fijarlo temporalmente a la horma utilizando cordeles por ejemplo para que se mantenga en su sitio y se deja secar nuevamente.   Si el ala del sombrero  se trabajó por separado, ésta recibe un último corte para definir su tamaño exacto y se prosigue a coserla al cuerpo del sombrero.  Esta unión por lo general se disfraza con una cinta y el sombrero se plancha con vapor.  Antes de darle las últimas puntadas, se barniza su interior con laca o se le aplica algun tipo de apresto para que mantenga su forma.
 imagen via Etsy

miércoles, 25 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 7


Las pamelas o sombreros de jardín han sido favoritos de todos los tiempos. La inclinación de su ala denota el humor o talante de quien lo porta.  Los retratos de Gainsborough en el siglo XVIII inmortalizaron el estilo- mujeres con sombreros de jardín colocados seductoramente hacia un lado de la cabeza con gruesas y hermosas cintas de terciopelo y satín.

A través del pincel de  Elisabeth Vigée- Lebrun podemos ver como estos sombreros de grandes alas se llevaban con garbo- el ala levantada sobre la frente y prendidos con cintas satinadas y diversos abalorios. Cocó Chanel se refería a ellos con desprecio bautizándolos como Nidos de Aves.  Además de llevarlos en eventos al aire libre, las mujeres se empeñaban en portarlos en actividades sociales como la Opera o el teatro siendo molestos para el resto de la concurrencia. 
 imagen via: Marie Antoinette's Gossip
Además de adornarlos con flores de seda, listones y abalorios, las plumas grandes medianas y chicas aparecían en todos los talleres y casas de moda adornandolos por lo que comenzaron a surgir grupos en defensa de las aves y se crearon leyes que prohibieron el uso excesivo de plumas, permitiendo solamente utilizar plumas grandes por ejemplo de avestruces que eran criados en cautiverio.  Su tamaño y circunferencia se volvió tan exorbitante que hubo quien llegó a presumir que su recién estrenado sombrero tenía las mismas dimensiones que la circunferencia de su mesita de té !

martes, 24 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 6

imagen via Diane Zweig
 El origen del sombrerito estilo pill box (cajita redonda-pastillero) se documenta desde el siglo XVII pero la explosión de la moda fue en los años 60's y especialmente cuando Jackie Kennedy lo hizo parte de su exquisito guardarropa.  Las mujeres norteamericanas se fascinaron con este tipo de sombrero y a través de la televisión y los reportajes de moda, el Sombrero Pill Box se difundió por el mundo.
 imagen via homemade and fabulous
Dado a que es un sombrero muy pequeño y se lleva colocado al centro de la cabeza, se tiene que llevar prendido al cabello. Cuando se puso de moda, las mujeres utilizaban el peinado alto, inflado, con crepé y fijado con sprays y lacas lo que facilitaba esconder los ganchos y prendedores que lo detenían.

Jackie Kennedy lució un Pill Box blanco el día de la investidura de su marido y en el lamentable día del asesinato de JFK, ella portaba un atuendo color de rosa el cual el gobierno norteamericano decidió jamás volver a mostrar en público.  Se dice que durante las terribles horas que ella esperó fuera de la sala de cuidado intensivo aún portaba el Pill Box color de rosa y hay quien asegura que su secretaria particular le ayudó a desprenderlo de su cabeza. El sombrerito desapareció y la mujer pese a que ha sido interrogada en múltiples ocasiones, se niega a dar comentario alguno.
 imagen via Colette Patterns
Pero dejando el anecdotario a un lado, es un hecho que el diseñador español Cristóbal Balenciaga fue quien encontró el equilibrio y forma perfecta para este sombrero minimalista complementando así sus trajes chaqueta y vestidos cuyo largo era marcado justo a la rodilla. El efecto elegante que daba el portar un Pill Box con el cabello recogido, alargaba el cuello y posiblemente la imagen perfecta es la de Audrey Hepburn en muchos de sus filmes. 

lunes, 23 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 6


Después de la Primera Guerra, los sombreros cambian a ser menos extravagantes y más pequeños. El cabello se llevaba corto y los sombreros típicos de esta época, el cloche y la capelina, se enfundaban hasta las cejas escondiendo la frente. 

El Cloche estuvo de moda a partir de 1908 y perduró hasta 1933.  Su aspecto -semejante a un pequeño casco- o más bien una campana como lo indica su nombre en francés.  Como eran sombreritos de copas profundas que se ajustaban sobre la frente casi cubriendo los ojos, lo que hacía que las mujeres tuvieran que caminar con la cabeza en alto. 
 imagen via modadiario.es
Al momento en que apareció publicado en la revista Vogue un reportaje que describía a Lucy Hamar con la creadora  del primer sombrero Cloche,  el estilo se difundió oficialmente por todos los rincones de la moda.  La  sencillez del molde hizo posible que se fabricaran en infinidad de materiales aunque el fieltro fue el material más popular. Para el verano los Cloches se tejían en paja, rafia o bakú- una paja que se importaba desde Tailandia. Una vez formado y tejido, se le aplicaba un barniz brillante, se pintaba de colores o se bordaba.  Paris, denominado siempre el centro del estilo era sede de los talleres de Reboux, Agnès y Paulette. Cada costurera o jefa de taller tenía a su mando de 10 a 20 costureras y 2 aprendices.   El Cloche se siguió reinventando y lo novedoso fue el resultado de la creatividad que las sombrereras de la época ponían los adornos.

domingo, 22 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 5

 imagen via: divinipotent daily
La boina.-  De forma redonda y suave, fue utilizada por cazadores  etruscos en el siglo Quinto A.C.  y hoy este elemento de moda se deriva del utilizado por los pastores vascos en los Pirineos y producido industrialmente tanto en España como en Francia desde el Siglo XIX.  No voy a recorrer una línea de tiempo histórica hablando de orígenes y países que lo adoptaron.  Simplemente hay que decir que lo práctico y sencillo de su forma, material y confección lo han hecho el sombrero más popular en todo el mundo. Los fieltros y lanas con que hoy en día se confeccionan están tratados para que no se maltraten con inclemencias del clima- lluvia o nieve.   En la década de los 20's la actriz Marlene Dietrich escandalizó a la sociedad portándolo por primera vez y emulando el estilo campesino.
Las mujeres lo adoptaron como elemento de moda durante la Segunda Guerra Mundial y la boina entonces se convirtió en un símbolo del glamour francés gracias a mujeres que apenas comenzaban su carrera artística como fue Brigitte Bardot.
imagen via: independent.uk

sábado, 21 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 4


El Canotier o Sombrero de Navegante fue el sombrero preferido del Almirante Horacio Nelson- héroe de la Batalla de Trafalgar (1805) quien lo hizo elemento obligatorio para su tripulación. Hoy día el Canotier es un elemento requerido como parte del uniforme de algunas escuelas públicas en Inglaterra.  Cuando en 1870 se desarrolló una máquina de coser para la paja o rafia, este estilo de sombrero se hizo extremadamente popular.  Las tres partes del sombrero - la tapa, la copa y el ala- se cosían por separado y se montaban pegándolas con una goma adhesiva.  Se decía que fueron los inmigrantes italianos quienes lo trajeron a América y han sido siempre utilizados por los gondoleros venecianos.   En los Estados Unidos hizo moda al ser utilizado por las estrellas de aquellos filmes musicales de la época de oro Hollywoodense.  Las más exclusivas escuelas de la Costa Este los hicieron uniforme de sus equipos de remo y el inicio de la temporada veraniega se marcaba con la salida de los Canotiers y la ropa de lino y de colores claros.   Los hombres lo llevaban ligeramente inclinado hacia un lado, los niños y niñas hacia atrás en la cabeza y las chicas coquetamente hacia el frente. 
Un sitio interesante para visitar:  Museo della Paglia en Florencia Italia.

Utilizando colorantes para ropa


Antes de seguir con la cuarta parte de la Historia del Sombrero, me acabo de encontrar con este tutorial para teñir botones.  Existen varias marcas de colorantes caseros como RIT, Mariposa o Citocol por citar algunos.  Aquí el secreto es utilizar el color en ambas versiones: polvo y líquido.  En los supermercados casi siempre encuentra uno el colorante en polvo pero en las tiendas para materiales de manualidades se pueden encontrar los colorantes en versión líquida.
La receta: 1 cucharadita de colorante líquido, 2 cucharaditas de colorante en polvo y 1 taza de agua hirviendo.  Mezclar todo muy bien y añadir el puño de botones.  Mezclar constantemente y sacar a los 5 minutos.  Aclarar los botones con agua. Secar.
Es facilísimo no?
Hay tantas combinaciones de colores para lograr. 
La página oficial de los tintes RIT

viernes, 20 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 3

                                                                         El Turbante
Hace 5 mil años, las mujeres en Mesopotamia se envolvían la cabeza entre los complejos pliegues de un turbante, y la costumbre nos ha perseguido hasta la actualidad. Los turbantes de aquellas mujeres sumerias estaban confeccionados en telares manuales con fibras delicadísimas con lo que se obtenían piezas de género sutiles y vaporosas.

Estos turbantes de las mujeres de alto rango social requerían de más de un par de manos para enredarlo y plegarlo artísticamente. Realmente suena sencillo pensar que una pieza longitudinal de tela acompañada de la habilidad manual puede crear un sombrero práctico y hermoso al mismo tiempo.  El turbante va siempre de la mano de lo exótico y singular. Los creadores de la moda añadieron el turbante a sus colecciones ya sin que una mujer tenga que los amarres y los pliegues. El turbante ya viene listo para colocarlo en la cabeza.  Llevar puesto un turbante según los especialistas en moda requiere de seguridad. Una mujer que lo lleva sabe bien donde planta los pies.

Parecía que los diseñadores lo tenían olvidado pero en las últimas colecciones para la Primavera 2011, Armani, Tom Ford, Prada y Stella McCartney los incluyeron fuertemente en sus pasarelas.

En algun momento el turbante era sinónimo de abuelitas con bata de casa haciendo labores domésticas pero ahora se le asocia con mujeres jóvenes y no deja de expresar su toque de exótico y misterioso.
 (fotografías anteriores via New York Times)
            Aquí un tutorial sobre como hacer un turbante a partir de una pañoleta  grande. 

jueves, 19 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 2


 Existen unas cuantas formas básicas de las que parte el diseño de un sombrero y es por esto que dentro de los movimientos de la moda los mismos estilos regresan una y otra vez -más pequeños, más extendidos, en otras telas, con otros abalorios, armados de distinta forma jugando siempre papeles diferentes.  Pero se sabe que aquel sombrero olvidado siempre tiene un regreso triunfal.  El gorro cuya forma asemeja a un suave cilindro medio aplastado que fuera el último grito de la moda antes de la Primera Guerra Mundial, regresó en la década de los 90's en versión más pequeña.  Los sombreros de Elsa Schiaparelli giraban alrededor de temas: una colección se desarrolló alrededor del tema de la iconografía africana, otro fueron los instrumentos musicales. 

La Schiaparelli nunca supo coser pero se rodeó de un equipo fabuloso de costureras y sombrereras ( si es que se utiliza así el término ) para que materializaran sus diseños. 

Elsa y Cocó fueron siempre grandes rivales pues además se movían en los mismos círculos sociales. Los sombreros de Cocó Chanel eran minimalistas y conservadores y los de Elsa Schiaparelli eran llamativos y exagerados. Ambas compitieron siempre por estar a la vanguardia dentro del círculo de los fashionistas franceses.

Y el mundo de la moda de los sombreros continuó reinventándose.  Incluso las formas curiosas de los gorros y tocados etruscos o el gorro frigio que marcaba la libertad de un esclavo en Grecia, tuvieron la oportunidad de girar en los grandes eventos sociales parisinos.  (continuará)

Mañana:  Formas y siluetas de sombreros que han hecho su aparición en múltiples ocasiones dentro del mundo de la moda...

miércoles, 18 de mayo de 2011

Los Sombreros Parte 1

Dado el reciente evento de la boda real en Gran Bretaña, han pasado frente a nosotras cantidad de fotografías de mujeres con hermosísimos sombreros e imágenes de otras quienes con su elección se convierten en su peor enemigo.
 imagen via: equineink.com
A lo largo de la historia al sombrero se le ha tratado con especial reverencia; en boutiques, almacenes y aparadores parecería ser que le hacen una seña al transeúnte con aquella pluma de avestruz, la pieza bordada en lentejuelas y abalorios, el ala que nos recuerda a una mujer pensativa recién salida de una pintura de Jan Vermeer.  Lo más seguro es que alguien de Ustedes queridas lectoras no hayan resistido la tentación de probarse un sombrero y descubrir de repente a una persona que no sabían que existía.  Cuando una mujer porta un sombrero, durante las horas que lo lleva puesto brotan distintas dimensiones de la personalidad de la misma forma que el vestuario apoya a una actriz al desempeñar su papel.   Un sombrero tiene un efecto tan poderoso en la persona que de momento se convierte en un elemento propio de quien lo porta.  La escritora danesa Isak Dinesen y su sombrero tipo turbante que acentuaba su ardiente mirada, Virginia Wolf con su sombrero de jardinero que suavizaba sus facciones austeras o Jacqueline Kennedy con el sombrero que marcaba su elegancia y apropiada distinción al inicio de la década de los sesesentas.
Algunas de nuestras heroínas literarias favoritas: Scarlet O'Hara en Lo que el Viento se Llevó corría por los prados de Tara, la plantación de la familia luciendo hermosos sombreros de paja atados con gruesos listones de terciopelo.  Todas las mujeres en las novelas de Jane Austen llevan sombrillas y hermosos gorritos y Gigi de Colette con su gesto aniñado y aquel sombrero tipo marinero que la hace irresistible.

El hechizo de un sombrero es que revela cierta personalidad al mismo tiempo que encierra cierto misterio.  Los sombreros a lo largo de la historia siempre marcaron socialmente el lugar que ocupaba una mujer, su importancia o su insignificancia.  En términos simples, a mayor extravagancia e incomodidad mayor el rango social de la mujer.    En la Edad Media solo las grandes damas utilizaban aquellos gorros de forma cónica con un velo que flotaba desde la punta y el lienzo de seda que cubría el resto de la cabeza, además de un cuello de lino almidonado que rodeaba el rostro.

Una niña campesina no podía ni darse el lujo de soñar en aquellos deleites tan incómodos.   Una dama sin embargo podía divertirse eligiendo portar un sombrero de pastora o de lechera, así como lo hacía la Reina María Antonieta, cosa que a una campesina jamás se le ocurriría a la inversa.
 imagen via: janeaustenworld.com
Quienes se han dedicado a estudiar la Historia del Vestido a través de los siglos concluyen que el sombrero siempre fue sinónimo del rol social.  En el siglo XIX cualquier dama respetable ya fuera esposa, viuda o solterona portaba no uno sino dos elementos que cubrían su cabeza.  Durante el día, la señora se envolvía la cabeza con un gorro de algodón o seda con un entredos de encaje o listón, y era exclusivamente durante un evento o cena de gala que se le permitía llevar la cabeza descubierta en público.  Fue hasta los años 50 que los sombreros eran una prenda necesaria para las mujeres, ya sea para salir a comer, asistir a una reunión, jugar cartas o asistir a misa.  En los sesentas y por primera vez en la historia, el sombrero dejó de ser el elemento de distinción social. De hecho, dejó totalmente de ser un elemento básico en el guardarropa de una mujer.   A finales de los setentas la moda volvió a renacer y lejos de seguir encasillando socialmente a la mujer, le permitió demostrar que un sombrero es una forma de reinventarse.
Un sombrero hoy se ha convertido en una referencia histórica o una forma ingeniosa, ocurrente de traer el pasado al presente. 
imagen: Victoria and Albert Museum

domingo, 15 de mayo de 2011

Un enorme agradecimiento de mi parte


Cuando hago mis paseos habituales por distintos blogs en distintos idiomas, de repente me he topado con quienes de repente expresan desilusión pues se sienten atrapadas en una tarea auto impuesta y sienten que no les retribuye: les toma tiempo - algunas que pensaron obtener modestos ingresos a través de la red que el blog crearía, se sienten agobiadas- y hay quien quisiera de repente echar todo al cajón del olvido.  Para algunas, el mantener un blog se convierte de repente en una labor ingrata.

Para mí, el blog es una labor gratificante. Además, cuando recibo una carta que hoy aquí publico, los cuatro años de investigar, publicar y compartir se convierten en horas valiosas, en polvo de oro y satisfacción plena.
GRACIAS QUERIDA CLAUDIA.  Atesoraré siempre tus palabras. 
                 Aquí transcribo tu correo:


10 razones por las que celebro el 4to. aniversario del Blog Mujeres al Borde:

1. Porque coincide con la fecha en que conocí el planeta "Quilt".
2. Porque cuando abro la página siento que voy de paseo por el mundo y entonces me siento menos provinciana.
3. Porque es un maravilloso pretexto para sentir la emoción de hacer algo nuevo: un cojín, una bolsa, una colcha, un....
4. Porque el tutorial del "atrapa-todo" me salió a la perfección.
5. Porque conocí "The purlbee".
6. Porque cuando mi bulldog inglés, Uma, se fue al cielo, releí la carta que Wally dejó a todos nosotros y encontré consuelo.
7. Porque un día, me atreví a escribirle a la autora del blog y me respondió: Daniels salió de la pantalla para conocer a la solitaria Cecilia (La Rosa Púrpura del Cairo).
8. Porque a todas las quiltitas amigas les conté tremendo suceso y por un segundo fuí famosa.
9. Porque mi hermano mayor vive en Querétaro, y cuando lo visito sé que estoy muy cerca de la "mujer al borde".
10. Porque es una buena compañía para acompañar el café, acortar la soledad, entretener las ilusiones.

Mil abrazos, Alejandra.

Claudia Avilés

sábado, 14 de mayo de 2011

Hoy cumplo 4 años


Mi blog Mujeres Al Borde cumple hoy 4 años.  Con algunas pausas en el camino, me siento afortunada de tener tantas lectoras que son aficionadas y adictas como yo a la costura.  Quiero agradecerles a todas el tiempo que me dedican con su lectura y el que hayan elegido mi blog como una de sus páginas favoritas.

viernes, 13 de mayo de 2011

Cajita Bento

El término BENTO en japonés se define como "una ración de comida casera para llevar" - y comer a donde uno desee.
LarkCrafts regala hoy el patrón para hacer esta exquisitez.

jueves, 12 de mayo de 2011

Organizador

Hace unos días hice este organizador que simplifica el mover todo aquello que utilizamos de un bolso a otro.  Muchas veces eso hace que sigamos utilizando el mismo bolso. Por allí me he topado de repente con algun tutorial mucho más elaborado pero éste me gustó mucho, lo siento muy útil y es sumamente sencillo de hacer. Yo he hecho ya un par para regalar.
Aquí pongo el link al tutorial pero sin el ánimo de copiar algo que no es de mi propia creación, les desgloso las medidas y se los explico:
Habrá que cortar dos piezas de tela y una de entretela gruesa (timtex o similar) de 70 x 20 cms.
Coser alrededor dejando una abertura para voltear. Una vez listo y bien planchado este rectángulo, se doblan 8 cms y se marca el doblez con la plancha.  Enseguida se hacen costuras transversales para crear los bolsillos.  La distancia entre las costuras es de: 14 cms, 14 cms, 10 cms, 7 cms, 5 cms y 10 cms. Hay que reforzar bien al llegar a la orilla de cada costura para evitar que se comience a descoser con el uso.  Nota:  Previo a hacer el doblez y las costuras divisorias, hay que planear si uno desea colocar Velcro o un par de botones para ajustar el organizador de acuerdo al tamaño del bolso de cada quien.
Aquí está el link al tutorial en inglés: Giving Flower purse organizer tut   La descarga es en formato PDF

lunes, 9 de mayo de 2011

Un par de anécdotas referentes al Día Diez.

El día de madres se está festejando desde hace un par de días en diversos países. Aquí en México la fecha no es variable ni se acomoda al domingo anterior o al domingo después. Aquí es el Diez de Mayo y so pretexto, la gran Ciudad de México se colapsa pues entre marchas, plantones y no sé cuantos millones de automóviles, todomundo decide ir a visitar a su mamita.
Nosotros no festejamos el día como tal. Siempre hay un toque de broma y sarcasmo cuando les dijo que ya estoy esperando la licuadora que tanto me prometieron o la potente ultra aspiradora.
Sin embargo, quiero aprovechar la marca de esta fecha para contarles un par de anécdotas que algun día mis dos hijos se lo contarán a los suyos quienes pueda ser que se queden sorprendidos de que tuvieron una abuela que dormida y despierta vivía disfrutando su labor manual.
 Mi hijo Alfredo nació hace 24 años.  Durante el embarazo me hice adicta al Punto de Cruz. Bordé y bordé por casi nueve meses.  En mi maleta que llevamos al hospital iba un pequeño kit con tela Aída para bordar y un cuadernillo con abecedarios ilustrados pues pensé que podría yo bordar el nombre de la criatura una vez extraída de mi enorme panza (era enorme en verdad).  Alfi nació pesando 4 kilos y con el comportamiento de un verdadero Santo.  Comía y dormía, comía y dormía.  En el inter y ya en casa- esas 3 horas en las que uno trata de arañar un poco de tiempo para uno misma, yo sacaba el bordadito aquel.
Ya casi lo terminaba y estaba muy emocionada. Alfredo me había prometido llevarlo a enmarcar el fin de semana y ya era Viernes y aún me faltaban algunos detalles así que seguí bordando a marcha forzada. ¿Porqué uno se auto impone este tipo de metas? El caso es que se fue el hombre con el encargo de encontrarle un marco y un cristal, y yo me quedé con el niño en nuestra rutina que se repetía como reloj suizo.
Cuando el bebé llamó pasadas las siguientes 3 horas exigiendo su papa, me dispuse a ejecutar toda la maniobra y al momento de cambiar su pañal eché un grito horrorizada:  Dentro del pañal del recién nacido estaba la minúscula tijerita - sí, leyeron bien- tijerita , que utilizaba yo para el bordado !!!!! Cómo había ido a parar allí ese instrumento? aún lo ignoro.  Al niño no le pasó nada. Durmió acompañado de la tijerita y una vez comprobado que no hubo ningun daño, del terror pasé a la risa.
¿Qué futuro le esperaba a este niño? ¿Con esta madre que cose y cose y cose?  
De repente surge el anécdota y es cuando Isabel irrumpe a decir que con ella no me quedé atrás pero ni una pizca....
Isa tenía apenas 3 añitos cuando fuimos a un viaje relámpago a Houston Texas. Con dos niños, uno de 5 y otra de 3 no hay forma de hacer muchos planes y menos de organizar una ida a "Michael's", el paraíso de las manualidades en los Estados Unidos.   Quedamos que cada uno se llevaría a un niño y que nos volveríamos a reunir en un par de horas.  Al entrar a la tienda, por poco escucho cantos angelicales que provenían de todos los pasillos: hilos, telas, botones, libros, pinceles, cuadernos, pinturas, qué se yo.... todo un universo rebosante de maravillas manuales.  Era el inicio de Diciembre por lo que además la tienda estaba repleta de todo lo que se necesita para que reine el espíritu navideño.
En eso, me doy cuenta que no llevamos carrito de compras y que hay que ir a buscarlo afuera de la tienda.
-Isa, quédate aquí paradita que no me tardo nada y voy por un carrito.
Y así lo hizo.
Con lo que no contaba la pobre niña adorada es que al volver con el carrito, a su mamá la jalaría el Canto de las Sirenas del Quilt y el Patchwork y el Bordado y el Punto de Cruz.
Cubrí por completo toda la superficie de la tienda. Desde el pasillo 1 hasta el veinti-pico.  Y en eso el golpe de la realidad me cae como un yunque en la cabeza.... ISABEL !!!! donde estás?
Pues donde iba a estar sino junto a la caja # 1 donde la había dejado hacía casi 2 horas !!!!!!
Jamás me he sentido más "perro" que en ese momento.  Con su carita toda linda y dulce me dice: "te tardaste mucho".....  Perro? perro era poco... Mala madre, horrenda, horrible!!!! ¿Qué explicación vale para una criaturita de 3 años?
Y lo que más insecto me hizo sentir fue que al abrazarla y enseguida dirigirme con ella a la caja a pagar aquel cofre del tesoro que había yo ido amasando pasillo por pasillo me dice:
-"mientras venías por mí estuve viendo estos llaveros que están bien padres y quiero comprarte uno".....
 Hoy día, casi 18 años después, el llavero sigue siendo MI llavero y lo cargo en mi bolsa siempre.
Chicas que leen mi blog:  No soy una mala madre....no puedo pensar en solo festejar un día, un diez de mayo de cada año porque festejo a diario este par de hijos que tengo y que son la razón de mi existencia y de mi dicha diaria.
Parece que ninguno de los dos ha tenido todavía que ir a psicoanálisis (o por lo menos eso creo) porque tienen una mamá que parte de su corazón y su alma están hechos de Patchwork.

domingo, 8 de mayo de 2011

Matryoshka

No podía faltar en el universo cibernético un diagrama para matryoshka en punto de cruz. Via CROSS ME NOT

Punto de Cruz desde Italia

Un diagrama sencillo y hermoso.   

Punto de Cruz desde la Gran Bretaña

La revista inglesa CROSS STITCHER tiene algunos diagramas que se pueden obtener sin costo para imprimir.  Son complementos a su edición impresa pero en el caso de este buhito, con descargar la plantilla con la forma exacta, puede uno guiarse visualmente para hacer el resto del bordado a punto de cruz.  El buho lo encontrarán en la parte media de la página. 

Muestrarios y dechados


Uno de los muestrarios de punto de cruz más antiguo de los cuales poco a poco se ha logrado documentar y colocar dentro de las colecciones de los museos de Artes Decorativas del mundo es el bordado por una mujer de nombre Loara Standish en el año 1630 en el estado de Massachussetts USA.  La pieza es idéntica frente y espalda y se documentan una serie de puntadas incluso una de ellas que requiere de 13 pasadas de aguja para completar cada una.  Además, el muestrario o dechado fue bordado en un lino de 50 puntos -para dejar ahí la vista realmente.

Aquí les muestro una foto del primer (y único) muestrario que he hecho en Punto de Cruz. Lo hice cuando mi hijo Alfredo tenía unos cuantos meses de nacido.

jueves, 5 de mayo de 2011

Uno más de la serie

Hoy cinco de Mayo: Block #5 de la serie Bunny Tales
Henrietta - Bueno, para nosotros Enriqueta!  Es mamá y por supuesto la festejan con una sabrosa bellota!

miércoles, 4 de mayo de 2011

Bordado Crewel


La obra más conocida en lo que se refiere al bordado desde la Edad Media es el monumental Tapiz de Bayona. Con una longitud de 69 metros por 5 metros de altura, fue bordado en el Siglo XI aunque no existe ningun documento que permita conocer quienes fueron los artistas que lo bordaron ni la persona que comisionó la obra.  Por su exactitud se concluye que fue supervisado por un clérigo.
El hilado con aguja se realizó con dos técnicas: punto de tallo para los contornos lineares de los motivos y a "punto de couchage" para su relleno. Se empleó principalmente hilo de lana en 4 colores de base (rojo, amarillo, verde y azul) y 8 tonalidades a partir de tintes vegetales de la época como la gualda (tinte amarillo), la purpurina y el índigo, que se mezclaron con hilo más fino de lino para dar relieve a ciertas figuras.
El bordado que se conoce como "CREWEL" tuvo su Edad de Oro en el siglo XVII en Inglaterra.  Los comerciantes británicos importaban bordados de la India y pronto comenzaron a fabricar localmente agujas metálicas, particulamente de acero.  Dado que el nombre del rey en aquella época era Jacobus (en Latín), el tipo de bordado se bautizó como Bordado Jacobeano.
Hoy día utilizamos las mismas puntadas que en el Siglo XVII.  Posteriormente se le quedó simplemente el nombre de Crewel porque es como se le llama al tipo de lana que se utiliza para bordar pues viene trenzada solamente con dos hebras.
Cuando cruzó el Atlántico llegando a las colonias norteamericanas, las mujeres de clase acomodada comenzaron a bordar las orillas de las crinolinas que se hacían ver tímidamente debajo de las faltas largas. También los olanes que rodeaban los doseles de las camas se adornaban con motivos de flores o pájaros elaborados como bordado Crewel.
Entrado el Siglo XX, el bordado Crewel se fue al olvido pues con la industrialización se inundó el mercado de textiles impresos-lo que redujo inmensamente su precio- y otros accesorios decorativos. Pero a finales de los años 60's, este arte que dormitaba resurgió en Gran Bretaña y los Estados Unidos.
Hoy gracias al regreso del arte textil manual, han aparecido nuevos diseños además de que las bordadoras buscamos algo de lo que posiblemente aún exista en referencia a kits para bordar en las tiendas de segunda mano y subastas por internet.

Aquí les muestro mi más reciente obra. Es un kit que compré en Purl SoHo en Nueva York y forma parte de una colección diseñada por una artista norteamericana de nombre Blanche Virgien.
El instructivo viene aún escrito a máquina- me imagino que decidieron conservar ese aspecto cálido de una colección pequeña de diseños para bordar.    La tela sobre la que bordé es un lino y como les comento, se borda con lana Crewel que viene solamente trenzada en dos hebras.
De momento lo tengo colocado encima de otro lino de color azul agua que a su vez lo mantengo tensado en un bastidor de madera. Esto con la finalidad de hacerle un último bordado alrededor. Quise seguir las instrucciones al pie de la letra porque me pareció una manera muy ingeniosa de darle el terminado.
En los próximos días les mostraré como quedó finalmente.  Aquí le muestro algunos detalles pues vale la pena ver la gama de diferentes puntos con que lo bordé.