domingo, 7 de agosto de 2011

Alegorías y símbolos bordados

Imagen: PopulArte
Todo comenzó cuando buscaba dentro de lo que cada quien conoce como arca, arcón, o baúl lleno de tesoros (tesoros para mí, objetos sin valor para otros) y encontré unos huipiles yucatecos a mano que pertenecieron a mi mamá.  Los revisé, admiré y acaricié los bordados unos minutos antes de devolverlos de nuevo a su morada oscura y modesta.
Imagen: La Fábrica Social
La misma tarde me encontré con un artículo titulado: Metáforas bordadas el cual habla acerca de los elaboradísimos motivos florales bordados por artesanas mexicanas que continúan fascinando al mundo de la moda como si hablaran en su lenguaje acerca del color, la cultura y el laborioso trabajo a mano.

En la municipio de Valladolid en Yucatán México, han brotado cinco cooperativas formadas por mujeres mayas que bordan hermosísimos "huipiles" o blusas con diseños florales en deslumbrantes colores.  Estas obras de arte -los huipiles son las prendas femeninas más tradicionales de mesoamérica y predominan en los estados de Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, Campeche y Yucatán principalmente en lo que respecta a México.  El material más empleado es el algodón pero también hay huipiles de seda e incluso de lana.
Esta especie de "túnicas" holgadas llegan hasta la rodilla y se distinguen por el bordado de diseños florales y geométricos que adornan una pieza rectangular justo alrededor del cuello así como todo alrededor del dobladillo o bastilla como cada quien le llame.
Antiguamente hacían referencia a la fertilidad y siempre a la belleza de quien lo portaba.   Un huipil era expresión de orgullo, de identidad y de la aldea o pueblo de origen.
Imagen: La Fábrica Social
 "La Fabrica Social" es como se hace llamar un conjunto de comunidades de mujeres que trabajan hoy día el bordado con máquina de coser pero con el brazo de la máquina libre, digamos como si trabajáramos con nuestras máquinas de coser para hacer acolchado a manos libres.
Muchas de ellas aún continúan bordando a mano pero desde hace más de 30 años la máquina de coser ha brindado a estas mujeres la oportunidad de aumentar el número de prendas que producen al mes y poderlas vender en los mercados internacionales.  
Las texturas en el bordado son impredecibles pues cada una de ellas ha desarrollado una serie de patrones de su propia creación aunque  las flores y la naturaleza son fuente constante de inspiración.
El simbolismo Maya siempre estará grabado en estos textiles: la co-relación entre la naturaleza y las alegorías cósmicas.  Muchos de los diseños denotan colinas, flores, serpientes, cielo y estrellas, animales, deidades y amuletos de protección; ofrendas ancestrales, fertilidad y la conexión entre ambos mundos.    Todos estos símbolos son metáforas complejas e interminables así como poéticas cuyo reflejo y representación estará ligado por siempre a su herencia Maya.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario