miércoles, 30 de marzo de 2011

Magna Exhibición de Quilts Roji-blancas (continuación)

Aquí van otra serie de fotografías sumamente interesantes pues muestran el montaje de la exhibición utilizando una grúa y otras herramientas necesarias. De igual forma, aplicando los últimos detalles como planchar con vapor con sumo cuidado. 

El artículo del New York Times comenta que esta es la primera vez que la señora Rose verá sus quilts al mismo tiempo.  Ella misma confiesa al momento de entrevistarla que cada vez que adquiría una pieza, la guardaba en un armario. Jamás llevó un control de cuantas tenía ni de cuales diseños y patrones mostraban. Sus primeras compras las hizo pagando $ 5 y $10 dólares por pieza.  Con sumo encanto comenta: "cuando ya me ofrecían algo por $150 dólares ya lo pensaba dos veces" (pero aquel pensamiento duraba cuestión de minutos porque de inmediato aceptaba y compraba). El Museo de Artes Populares (Folk Art Museum) de Nueva York trabajó en cercanía con ella incluso para diseñar el nombre con el que bautizarían la exposición.  La señora Rose se decidió por la frase "Infinite Variety" traducido: Diversidad Infinita (o Interminable, o Incalculable) la cual es parte de una línea en la obra de Shakespeare "Antonio y Cleopatra".

Pero no todo queda allí.  Esta exhibición se logró pues su marido, el señor Rose le preguntó a Joanna: ¿Qué te gustaría que yo te regalara para tu cumpleaños? A lo que ella respondió: Me gustaría festejar mi cumpleaños #80 con una exhibición de todas, pero todas mis Quilts. Desearía verlas todas, pero todas juntas. Pero mira, quiero que me hagas dos regalos: uno para mí y otro para la Ciudad de Nueva York. . ¿Me concederías mis dos deseos?   Y Don Daniel Rose así lo hizo.   Joanna Rose "pensaba" que poseía alrededor de unas 70-80 Quilts. Es lo que de entrada dijo a su marido.  Cuando comenzaron a hacer la cuenta se quedaron estupefactos. Se montó la exhibición con 650 Quilts.

La fecha de la inauguración se aproximaba y un par de días antes y en Petit Commitée llevaron a la octogenaria ver el montaje. "Falta una" comentó.  De inmediato fueron a buscar la Quilt que la dueña señalaba: aquella que tenía bordado en appliqué el Padre Nuestro. Alguien la encontró dentro de un closet y se le asignó un sitio especial en la muestra- aunque el catálogo impreso solamente señala 650 nosotros ya sabemos que hay 651.  Y cual fue el segundo obsequio? El regalo para la Ciudad de Nueva York?  La familia Rose hizo una importante donación para que la entrada al público en general fuera absolutamente gratis durante los días en que estará abierta la muestra. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario