martes, 17 de agosto de 2010

Pintando sobre tela


He estado disfrutando página por página del nuevo ejemplar de la revista QUILTING ARTS  (Agosto-Septiembre 2010)

Uno de los artículos que quiero parafrasear un poco para Ustedes es el que se refiera a pintura sobre tela escrito por Peggy Brown quien se había dedicado a la pintura en acuarela hasta que una amiga la instó a probar pintando sobre tela.  La receta –dice- para crear Arte se compone de: maestría en la técnica y buen diseño.   La técnica es algo “orgánico”, físico. Es el componente más fácil de enseñar y de desarrollar. Aprender técnicas es sencillo, es divertido; solamente es cuestión de paciencia y de práctica.   El proceso artístico sin embargo es una jornada que viaja entre la pintura y el diseño.   La autora nos brinda su fórmula: Comenzar haciendo algo imprevisible y concluir con algo harmonioso y bien estructurado y comenta: “ Siempre le permito a la acuarela , a su transparencia y a su versatilidad ser mi guía en esta parte del proceso.

Su metodología es la siguiente:  extender la tela sobre una superficie que le brinde apoyo y humedecerla por completo.  Mojar un pincel o brocha en agua y a continuación llenarlo de pintura (pigmento de acuarela).   Cuando uno es aprendiz tiende uno a irse con cautela utilizando poca pintura. No hay que temer, dice la artista.
El siguiente paso: añadir colores, ejercer combinaciones, añadir más pintura con un atomizador, con una brocha más grande, jugar con texturas, trabajar con una esponja.
Al momento que nos guste lo que vemos, detenernos.  Dejar que seque.   El resultado una vez seco dependerá de cuanto pigmento se utilizó y mientras esto sucede, la pintura terminará de mezclarse con el agua y marcará nuestra tela con formas imprevisibles.  Una vez que se ha secado por completo habrá que planchar para fijar el color.  Si se quieren tonos más intensos, volver a humedecer y pintar encima nuevamente.  Sorprendentemente este paso no alterará lo que ya estaba pintado y sin embargo añadirá profundidad  y textura, ya sea que usemos los mismos colores o una nueva combinación de colores complementarios por supuesto. 

Las variantes a la técnica que nos sugiere son colocar no una sino dos telas húmedas siendo la de encima una tela transparente, organdí, encaje, tul por ejemplo.  El color atravesará ambas capas y una vez secas podremos decidir si las separamos y las volvemos a unir al hacer nuestra composición final o bien las utilizamos en dos quilts distintas. 
Aquí la autora hace un paréntesis para sugerir una técnica adicional: la impresión digital sobre tela. 
Con nuestra tela ya teñida y pintada podemos ahora proseguir a la segunda parte de la receta para crear una pieza artística: el diseño.
Sin miedo….. jugar con las piezas de tela, cortarlas, rasgarlas, dejar que la musa de la inspiración nos hable al oído pensando qué imágenes nos traen a la mente las piezas de color con las que estamos trabajando. 

Una vez satisfechas con la colocación y equilibrio de los elementos, proseguir a fusionarlos y el paso que sigue es ya conocido por todas: la guata o relleno, la espalda y proseguir al acolchado, ya sea a mano o a máquina, bordando o acolchando con hilos matizados por ejemplo, y decidir como darle terminado a los bordes.

Este método como verán no es el tradicional; a Peggy Brown le gusta experimentar pero afirma que una pieza artística está cimentada en métodos tradicionales y la práctica constante de los principios de estética y diseño.   Crear una pieza que tenga presencia y buen diseño puede ser a menudo una actividad frustrante por lo que su consejo es el siguiente:  Aprende a usar los elementos de diseño pero no te sientas intimidada por ellos sino que adáptalos y compleméntalos con tu propio estilo.

Para ver la obra de Peggy Brown, visita su página: www.peggybrownart.com
Qulting Arts :  www.quiltingarts.com

1 comentario:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar