sábado, 17 de julio de 2010

El Auryn

…..en épocas más antiguas, se llamaba un centauro. Tenía figura humana hasta las caderas y el resto de su cuerpo era de caballo.
                  Sin embargo, Caíron era uno de los llamados centauros negros. Había venido de una región muy remota, situada lejos, muy lejos, al sur. Por eso su parte humana tenía el color del ébano y sólo su pelo y su barba eran blancos y rizados; su cuerpo de caballo, en cambio, era listado como el de una cebra. Llevaba un extraño sombrero de juncos trenzados. En torno a su cuello colgabade una cadena un gran amuleto de oro, en el que podían verse dos serpientes, una clara yotra oscura, que se mordían mutuamente la cola formando un óvalo.
                  Bastián se interrumpió sorprendido. Cerró el libro -no sin poner previsoramente un dedo entre sus páginas- y miró otra vez con más atención la cubierta. ¡Allí estaban las dos serpientes que se mordían las colas formando un óvalo! ¿Qué podía significar aquel extraño signo?
Todo el mundo sabía en Fantasía lo que significaba aquel medallón: era el Signo que llevaba quien estaba al servicio de la Emperatriz Infantil y podía actuar en su nombre como si ella estuviera presente.
                Quería decir que su portador tenía poderes secretos, aunque nadie supiera exactamente
cuales. Su nombre lo conocían todos: ÁURYN.
Sin embargo, muchos no se atrevían a pronunciar ese nombre y lo llamaban «la Alhajao también «el Pentáculo» o, simplemente, «el Esplendor».
Así pues, ¡el libro llevaba el signo de la Emperatriz Infantil!
Un murmullo recorrió la sala y se oyeron algunas exclamaciones de asombro. Hacía tiempo que no se confiaba a nadie la Alhaja.
Caíron golpeó en el suelo con los cascos unas cuantas veces, hasta que la agitación cesó, y entonces dijo con voz profunda:
-Amigos, no os asombréis demasiado: sólo llevaré a ÁURYN por corto tiempo.
Soy únicamente su portador. Pronto entregaré el Esplendor a alguien más digno que yo…..
....y la Emperatriz niña colocó el Auryn alrededor del cuello de Atreyu.

Fragmento de  “La Historia Interminable”  de Michael Ende  

Este libro ha sido uno de los favoritos de mis hijos.  Gratos y nostálgicos recuerdos de las noches en que yo leía y ellos escuchaban.  
El protagonista es Atreyu- en una misión para rescatar el mundo de los relatos fantásticos que poco a poco se van perdiendo porque ya los niños no sueñan, ya no imaginan.  La Emperatriz Niña en el Reino de la Fantasía está enferma y Atreyu acepta la encomienda recibiendo el Auryn y portándolo en su cuello a lo largo de aventuras y peligros.  
Creo que mi hijo Alfredo hace unos veinte años se hubiera fascinado de portar el Auryn cuando sus aventuras interminables se llevaban a cabo en el jardín de casa de Doña Alicia y Don Tomás sus abuelos. 

Aquí les va este tutorial si alguien tiene cerca a algun pequeño héroe de relatos fantásticos. Via Wee Folk Art 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario